Nunca os habeis encontrado con una de vuestras primas que con el paso de los años se han convertido en unas verdaderas bellezas expertas en el sexo brutal? Pues yo no solo me la encontre sino que ademas la tuve mamando junto con la zorra de mi novia. Aqui os dejo el relato erotico de lo que me ocurrio

Mi prima se clavó mi polla sin ponerme un condón. Comenzó a cabalgarme, mi novia puso su coño sobre mi boca y comencé a comerlo mientras ella se besaba con mi prima y se comían las tetas.

Me llamo Juan y lo que os quiero relatar pasó este verano. Un hermano de mi padre había alquilado una torre en un pueblo costero de Cataluña en agosto y nos invitó a toda la familia. Yo no tenía muchas ganas de ir, pues había hechos planes con mi novia, Paula, pero ante la insistencia de mis padres para que fuéramos acabé por aceptar ir unos pocos días, a diferencia de mis padres que iban a ir dos semanas. Finalmente un día a mediados de agosto llegamos a la estación del pueblo y esperamos a que viniera a recogernos mi tío. Yo mientras esperaba no podía dejar mi mirar a mi novia, que vestía unos pantaloncitos tejanos cortos y un top.

Es bajita, sobre metro sesenta, pero tiene unas buenas tetas y un culo que me vuelve loco. En el aspecto sexual no me puedo quejar porque siempre hacemos de todo y a ella le encanta. Al final llegó mi tío y tras presentarle a mi novia subimos al coche. La casa no estaba en primera línea de mar, pero tenía una pequeña piscina, por lo que no hacía falta ir a la playa.

Al llegar a la casa y tras saludar a todos los parientes me quedé de piedra al ver a mi primita Sonia. Acababa de salir de la piscina y sus pezones se marcaban en el diminuto bikini que llevaba. Le di dos besos, sin poder evitar excitarme ante su cuerpo. Había crecido mucho desde la última vez que la vi. Aunque solo tenía un año menos que yo había tardado en desarrollarse. Pero eso no había evitado que me hiciera varias pajas en su honor, pues siempre me había dado mucho morbo.

• Tenía ganas que llegaseis primo – me dijo con una sonrisa. • Aquí con los mayores me he aburrido un poco. • No te preocupes que ahora llega la fiesta.

Entonces le presenté a mi novia.

• Tío, ¿en que habitación dejo las mochilas? • En la de Sonia. Debajo de su cama ahí otra y si las extendemos podréis dormir los tres bien.

Mierda, pensé. Yo quería estar en una habitación solo con Paula para poder follármela tranquilamente por las noches, pero bueno que le íbamos a hacer. En aquel momento no sabía lo mucho que me divertiría en la habitación de mi primita.

Dejamos las cosas en la habitación y nos fuimos a dar un baño antes de comer. El resto de la tarde lo pasamos en la casa. Por la noche decidimos salir por la ciudad de fiesta. Sonia nos llevó a la zona de bares y estuvimos en varios. A mi no me gusta mucho bailar pero Paula y Sonia se lo pasaron en grande bailando. En más de una ocasión bailaron agarradas y eso me provocó una gran calentura.

Volvimos a la casa algo borrachos y al entrar tuvimos cuidado de no hacer ruido para no despertar a nadie. Yo caí en la cama rendido, tras quitarme la ropa y quedarme en calzoncillos. Observé que tanto mi novia como mi prima hacían lo mismo y se metieron en la cama en ropa interior solo.

Cuando me pensaba dormir, noté una mano sobre mi polla. Vi que Paula se acercaba a mí y empezaba a besarme el cuello. Yo bajé mi mano y la introduje entre sus bragas. Estaba mojadísima y mis dedos entraron sin problemas en su coñito.

• Fóllame cariño – me suplicó a la oreja.

En ese instante me acordé de mi prima. Me giré y vi que estaba con los ojos cerrados.

• Vale cariño pero no hagas ruido – murmuré con una sonrisa, ya que Paula es bastante expresiva cuando follamos.

Me levanté con cuidado y busqué un condón en la mochila. Me lo puse y me volví a meter en la cama. Mi novia no tardó ni un segundo en colocarse encima de mí y clavarse mi polla hasta el fondo. Empezó a cabalgar como una loca y yo empezó a jadear. Yo de vez en cuando miraba a mi prima que parecía profundamente dormida. Agarré las tetas de mi novia y las comencé a chupar a lo que ella respondió con más gemidos.

Intentando que no hiciera mucho ruido le acaricié la cara con la mano y le introduje un dedo en la boca, que ella chupo con deleite. Paré un momento y le dije que se girase. Me coloqué encima de ella y continué clavándole mi polla hasta el fondo, sin dejar de besar su boca y tocar sus petas. Noté que comenzaba a jadear de manera entrecortada, por lo que sabía que estaba a punto de correrse.

Aceleré mis embestidas y finalmente ella se corrió. Continué bombeándola al mismo ritmo y en menos de un minuto me corrí yo también. Me quedé exhausto y me dejé caer sobre el cuerpo de mi novia, abrazándola. En ese instante me pareció oír un leve gemido, que no provenía de mi novia. Me giré pero mi prima estaba vuelta de espaldas.

A la mañana siguiente nos levantamos algo tarde y tras aguantar las bromas de mi padre y mi tío sobre el hecho de salir hasta tarde y dormir mucho nos dimos un baño en la piscina. Por la tarde fuimos al pueblo y estuvimos tomando algo en una terraza hasta que anocheció. Mi prima no comentó nada de la noche anterior y yo empecé a pensar que la noche anterior había estado durmiendo de verdad. Volvimos a cenar y poco después nos cambiamos para salir de fiesta por la noche. Fuimos al mismo sitio que la noche anterior, pero probamos otros locales. De igual manera llegamos algo borrachos.

• Podríamos bañarnos desnudos – insinuó mi novia.

A mi la idea no me desagradó pues vería a mi prima desnuda, pero el hecho que pudieran despertarse mis tíos o mis padres y vernos a todos en pelotas en el jardín…

• Mejor lo dejamos para otro día. • Eres un aguafiestas, primo, dijo Sonia y sonrió.

Llegamos a la habitación y como el día anterior nos acostamos solo en ropa interior. A diferencia del otro día, yo me acosté en medio de la cama y no en un lado. Mi novia se acercó y me tocó por debajo de las sábanas.

• Está mi prima – le dije al oído. • Joo, pero seguro que no se entera, dijo mientras me agarraba más fuerte mi polla que comenzó a crecer ante el contacto. – Es que estoy muy cachonda. • Yo también, dijo mi prima con una sonrisa. Me giré y la vi. que nos miraba sonriendo. • Pero seguro que tú no quieres hacer un trío, indicó con voz apenada pero sin dejar de sonreír. • Eso esta hecho, sonreí yo que no me podía creer lo que estaba pasando.

Me destapé de la sábana y quedó a la vista mi polla sujeta por la mano de Paula. Yo me atraje a mi prima y la comencé a besar a la vez que introducía mi mano en sus bragas. Estaba muy mojada y mis dedos entraron sin dificultad. Mi novia me comenzó a besar el cuello y me giré para responder a sus besos. En un momento nuestras tres lenguas se juntaron. Me incorporé y me quité los calzoncillos a la vez que buscaba un condón. Me lo puse con más velocidad que nunca en mi vida.

• Mira lo que tenemos para ti, dijo mi novia y comenzó a besar mi prima y esta respondió a sus caricias.

Me estiré entre ellas sin dejar de acariciarlas por todo su cuerpo. Me puse de rodillas y con cada mano comencé a masturbarlas.

• Bueno, dije con una sonrisa viciosa. • ¿A cual me follo primero? Mi novia se levantó y me comió la boca y me dijo al oído: • Fóllatela primero que quiero que te corras dentro mío.

Sin pensármelo dos veces comencé a follarme a mi prima a lo bestia, mientras acariciaba a mi novia, que no dejaba de meterse sus dedos en su coñito.

• Te gusta que te folle tu primo ¿verdad? • Siiiiiiiiii, no pares, no pares – gemía mi prima.

Seguí bombeando un rato hasta que decidí que mi novia también se merecía su ración de polla. Se la clavé de golpe y introduje tres dedos en el coño de mi prima mientras me follaba a mi novia. Debido a la excitación que tenía no tardé en correrme.

• Me voy a correr – dije. -¡Córrete en mi boca! – exclamó mi novia.

Saqué mi polla y me quité el condón. Me la meneé un par de veces y comencé a correrme. Mi novia abrió la boca hambrienta, al igual que mi prima y entre las dos se tragaron toda mi leche.

Yo caí rendido en la cama, y mi novia se abalanzó sobre mí y comenzó a besarme por el cuello y el pecho. En eso que noto que unos labios se cierran sobre mi polla y veo a mi prima que intenta reanimarla. Por la excitación que tenía y el morbo que me producía la situación no tardó en conseguirlo y mi prima sepuso encima de la polla sin pensar en ponerme un condón ni nada. Comenzó a cabalgarme mientras mi novia le comía las tetas.

• Ponte encima cariño que así te podré comer el coño.

Mi novia puso su coño sobre mi boca y comencé a comerlo mientras ella se besaba con mi prima y se comían las tetas mutuamente. Finalmente mi prima se corrió y mi novia reemplazó su lugar. Por suerte mi novia estaba a punto de correrse y tras cabalgar sobre mi polla un minuto tuvo su orgasmo, pues al poco rato noté que no aguantaba mas.

• Me corro – gemí.

Mi novia se quitó de encima y ella y mi prima se abalanzaron sobre mi polla para tragarse toda mi leche. Tras eso caímos los tres rendidos en la cama. Al día siguiente nos levantamos más tarde que el anterior, pues nos levantamos a la hora de comer.

• Bueno parece que anoche la fiesta fue más dura que el otro día – bromeó mi tío.

Si él supiera, pensé con una sonrisa.

Aquella misma tarde mi novia y yo nos fuimos de la torre, pues no habíamos pensado quedarnos más que esos dos días. La verdad es que fue una lástima irnos después de aquella noche pero no podía dejar de pensar en como sería el reencuentro con mi primita. Pero es otra historia.

Si te ha gustado este video, aquí tienes otros similares::