Web para mayores de 18 años. Si eres menor abandona la página web

sexo | mamadas | chupando tetas | mamando tetas

Si te gustan las buenas mamadas, si te gusta ver gente chupando tetas, o incluso mamando tetas enormes, has llegado al paraiso del sexo con boca y mas…

universitaria culo pompaUna universitaria se queda con el capitan del equipo de futbol en los vestuarios. La zorra aparece con el culo en pompa y el maromo la esta dando fuerte y con ganas. Metiendosela bien a dentro y haciendola gritar como a la buena puta que es.
Universitarias jovencitas como esta es a las que habria que poner tragando leche y metiendole la polla en la boca hasta que terminen escupiendo y vomitando.

mi prima mientras duermejejeje, como ya sabéis, mi prima no puede dormir, por lo que toma pastillas, las cuales la dejan ko. Ya lo he probado un par de veces, pero ahora he ido mas allá y le he metido la polla en la boca mientras duerme. jajaja que tia, no se entera de nada. Mirad el coño que tiene, gordito y depilado. Estoy pensando en meterle la polla en ese coño que tiene, pero ya me parece demasiado… Me pregunto que pensara cuando se despierte y tenga sabor a polla en la boca, jajajaja

buen culo mejores mamadasA la puta esta le metia yo la polla hasta el fondo de su culo, como provoca la hija de puta. Se contonea y menea el culo provocando al mas casto. El tio que esta con ella, no se lo piensa dos veces y le coge la cabeza y se la empuja contra la polla, haciendole tragar mas polla de la que es capar de meterse. La zorra lo tiene todo, traga polla, y recibe unas penetradas brutales. Sexo brutal y mamadas brutales de parte de esta putita.

me follo a mi mujerOs presento a mi esposa. Me la follo todas las mañanas nada mas levantarme. Normalmente me levanto mientras me la chupa, hace unas mamadas brutales. Pues aquí tras levantarnos y mi correspondiente besito de buenos dias en la polla, le levanto las piernas y le meto el rabo bien a dentro. Pero lo que me gusta es ponerla con el culo en pompa y follarmela estilo perrito.

Mi nombre es estrella, soy hermosa barranquillera, soltera, de tan solo 22 añitos, de ojos marrones, cabellos largos, ondulados de color castaños, me apasiona el sexo y siempre habia soñado con hacer el amor todo el dìa con diferentes hombres; pero hasta el 28 de dic.2000 era algo imposible de realizar.

Ese jueves salì de mi casa a las dos de la tarde rumbo a cartagena, ibamos un grupo de 8 personas donde solo habiamos 2 mujeres; llegamos a las refrescantes playas de cartagena, y en la orilla del mar nos quedamos, tomando, bailando, hablando de todo, a las 9 de la noche michael, mi amiga, dijo que tenia malestar estomacal y que preferia irse a acostar, asì fuè, nos quedamos mis 6 amigos y yo; nos sambullimos todos en el mar, alli jugueteamos, nos sentiamos libres, allì comenzo a hacerse realidad mi gran fantasia.

Estando en el mar dì inicio a una conversaciòn el tema era ” cual es tu fantasia sexual” como todo anfitriòn comence a hablar, les dije que me gustarìa hacer el amor durante largas horas con varios hombres, enseguida kike dijo: sabes estrella yo siempre he querido probar tus dulces labios y yo ni corta ni peresosa lo abraze y allì nos fundimos entre calidos pero excitantes besos, todo fue lindo, fue como un juego donde todos tenian la oportunidad de besarme, y asì lo hicimos, pero yo estaba encendida y querìa acciòn.

entre el mar y sintiendo como las olas del mar nos movian de un lado al otro, jorge me tomo entre sus brazos y me chupaba los senos, mientras que pablo introducio sus dedos en mi vagina, kike me penetraba por atràs y yo con la mano derecha le hacìa la paja a fredy y con la izquierda se la hacìa a wilmer, jose estaba allì a la espectativa, silencioso admirando esta orjia y esperando ansioso su turno.

kike fuè el primero en venirse, luego se apartaron de mì dejando que jose me tomara y me hiciera suya, empezo besandome apasionadamente por el cuello, hasta llegar a mis senos mientras sus dedos jugueteaban con mi vagina,,,,,,,umhhhhhhhh….que rico me sentìa,,,,,,ahhhhhhhhhh, ahora mismo estoy sintiendo esa sensaciòn……quiero venirme nuevamente… yo le hablaba al oido y le decia, metemela toda mi amor quiero tu gran verga dentro de mi vagina, culeame, hazme sentir plena….quiero màs, lo hicimos hasta durante una hora, fue lo que se demorò en venirse.

Despuès le tocaba el turno a pablo, el màs infantil de todos es muy romantico, me cantaba y decìa cosas bonitas mientras exploraba mi cuerpo, parecìa que fuese su primera vez, con èl todo fue lindo lo hicimos por delante y por detràs.

ahora le tocarìa a fredy, ahiiiiii,,,lo estaba esperando con tantas ansias es el mas atletico de todos, tiene unos musculos, que fuerza èl me alzo se quedo casi agachado y me sento en sus piernas se movio de que manera, fue algo dificil ya que las olas del mar no se quedaban quietas y nos moviamos fuertemente de alante hacia atràs, pero no nos importò al contrario,,,,,fue el polvo que màs me gusto… estaba 100 erecto y me pidio que me agachara un poco y tratara de colocarme como un perrito, lo intente y sentì como clave su gran pene dentro de mi ano.ahhhhhmmmmmmmmm. sentì que me atravesaba, pero le pedìa que lo hiciera con mas fuerza…asiiiiiiii.ahmmmmmmmm…me voy a venir gritabamos ambos,,,,umnnnnnnn que rico se vino y me dijo al oido ” cuando todos allàn terminado quiero volver a hacerlo contigo”

Jorge fue realmente encantador me hizo volar me clavaba por atras con el pene y por delante con sus dedos, y me chupaba la espalda, el cuello, que ricoooooo…..ahmmmmmmmmm, le pedia màs apesar de haber cogido con todos ellos sentìa que mi cuerpo pedia mas sexo…..asì que le pedì que no se viniera, mientras me sumergi en el mar y le chupe el pene por unos segundos cuando salì me metio su carnuda picha en mi hinchada chucha,,,,,que rico…….me sentìa la mujer màs afortunada de la vida, èl tuvo dos eyaculaciones en ese momento….que rico.

cuando termine de culiarme a todos eran apròximadamente las cuatro de la mañana, digo esto porque ya estaba amaneciendo. llame aparte a fredy y le pedì que me llevara a un hotel, asì lo hicimos nos retiramos, cuando llegamos al hotel me cargo me dejo caer sobre el sofa y con apasionados besos me dejo sin ropa, querìa que ese momento no se terminara, me chupo, me beso, me culio, por delante y por detras, cientos de veces, no queriamos irnos no queriamos saber de horas ni de nada, lo hicimos en el baño, en el piso, en la cama, sobre el tocador, en la mesita de noche, ese dìa no comimos nada, solo queriamos deborarnos, chuparnos todosnuestros nectares, quedar secos y asì fuè, no dormimos ni descansamos, cuando èl se venìa yo le chupaba la picha y le besaba los huevos para que no se le bajara y asì fue como pude hacer realidad mi gran fantasia.

cuando salimos del hotel eran las 6:15 de la tarde cogimos un carro rumbo a la terminal para regresar a barranquilla y en el camino nos seguiamos besando, y tocandonos, sabiamos que no podiamos esperar a barranquilla asì que en la terminal nos metimos en el baño de los hombres y lo hicimos nuevamente, cuando nos montamos en el bus nos seguimos chupando, agarrando y el metiendo sus dedos en mi vagina y por mi ano no nos podiamos contener asì que se la chupe hasta que se vino en mi boca, todavìa puedo sentir ese sabor….umhhhhhhhhhhhhh….que rico.

actualmente no podemos estar un solo minuto sin vernos a diario me pierdo de mi casa para encontrarme con èl y tener a diario mìnimo 5 orgasmo.

prueba esta experiencia y te juro que no te arrepentiras.

chupando conosUna zorrita cachonda se va a la playa a mostrar sus tetas para atraer a los machos. La zorra se pavonea y contonea hasta que consigue a su presa, a la cual se la lleva a su habitacion del hotel y sin preambulos se sienta en su cara y le pone el chocho en la boca. El joven se ve obligado a darle unas mamadas brutales, chupandole el coño y chupandole el culo, con largos lametazos. Como saben las maduras tener sexo brutal sin complicaciones. Quieren follar ? enseñan las tetas y ya vendra algun capullo a comerle el coño y chuparle el culo.

enculando a la rubiaParece un conejo cogido por las orejas. El tio le levanta las patas a la zorra, las coge con una mano y se dedica a meterle la tranca en el ojete. Como le entra y como grita la puta cuando recibe su buena racion de polla en el ojete. Un culo enorme con un coño depilado que tambien invita a chuparlo y mamarlo hasta sacar sus jugos y sorberlos. Mucha polla recibe este culazo, buenas pajas os esperan.

Esta es la historia de un trío que realicé con una pareja que conocí por medio de una revista sw. Quiero aclarar que esto lo cuento con el permiso de ellos, de no ser así jamás lo haría, no menciono nombres para cuidar su identidad. Después de escribirnos e intercambiar teléfonos, acordamos el día que nos conoceríamos, ellos son de otra ciudad, pero viajarían de vacaciones a Acapulco, que es donde yo vivo…

Por teléfono él me había comentado que era la primera vez que harían algo así, que el tenía la inquietud de verla con otro teniendo sexo, ya lo había platicado con ella y estando en la cama ella le decía que si, pero que dudaba un poco después de pasada la calentura, y que estando acá, tal vez se animaría, ya que acá no los conoce nadie. Cuando estuvieron aquí, me llamó él, me dijo donde estaban y fui para allá, nos presentamos, ellos son un poco más bajitos que yo, de unos 40 años aproximadamente, agradables personas. Después de un rato de estar charlando parecía que nos conocíamos de tiempo antes, fuimos a bailar ya que a ellos les gusta mucho, con la intención de que ella con unas copas, perdiera los nervios. Después de estar un buen rato bailando, nos dispusimos a retirarnos a un hotel, entramos al cuarto, él se sentó en una silla que estaba al lado de la cama, me dijo que comenzara a besarla, ella estaba sentada en la cama, la abracé y comencé a tocarla, estaba un poco nerviosa, poco a poco se fue relajando, la besé y poco a poco correspondió al beso, la comencé a desnudar, el esposo observaba excitado, cuando estuvo desnuda le besé el cuello, sus senos, el abdomen, pero no permitió que le besara la vagina. De pronto él se paró de la silla, y comenzó a besarla, me dijo: quiero ver que la penetres, me puse un preservativo, él le abrió las piernas y me dispuse a penetrarla, él observaba todo al lado de ella, se la introduje lentamente y comencé a moverme mientras él la besaba, ella comenzó a disfrutarlo, poco a poco se fue relajando y se movía cada vez que yo entraba y salía, con las piernas en mis hombros hacía movimientos circulares. Así estuvimos un buen rato hasta que terminé, pero él quería ver más y me dijo que se lo hiciera de nuevo. Me coloqué otro preservativo, le dijo que ella se me subiera estando yo recostado, ya que a ella así le gustaba y lo disfruta más, estando así, ella arriba de mí se movía muy rico, y gemía un poco más fuerte que al principio, hasta que llegó al orgasmo, estuvo un buen rato cabalgando hasta terminar otras dos veces más. Después me volví a poner encima de ella y seguí penetrándola. Ahora ella ya lo disfrutaba más, y él también ya que se estaba cumpliendo su fantasía. Terminé y descansamos un poco, entonces él, se le subió y la penetro, con muchas ganas, ya que nos dijo que estaba caliente por lo que estaba pasando. Mientras él se lo hacía ella me masturbaba. Cuando el terminó me dijo que si ya me había cansado, a lo que contesté que no, entonces dijo: dale más, y así lo hice. Mientras se lo hacía ella me besó y me dijo que lo estaba disfrutando, que le encantaba la idea de tener dos miembros para ella sola. Así estuvimos mucho rato, nosotros haciéndolo y él observando todo. Ya casi al amanecer, nos dispusimos a retirarnos, quedando de volver a repetir la experiencia, cuando ellos volvieran. Esto hace ya más de un año, y hasta la fecha no han venido, pero les llamo de vez en cuando para saber como están, me dicen que esperan venir pronto, y yo espero que así sea. Mientras tanto sigo buscando conocer más parejas que quieran también realizar sus fantasías, ya sea que ellos quieran ver a sus esposas en acción, o para darle placer ambos. Hay a quienes les gusta que vean a sus esposas exhibiéndose, o que las cachondeen, en alguna disco al bailar o en algún cine. Si hay alguien con alguna de estas inquietudes y quieran darme la oportunidad, soy hombre solo, hetero, discreto, respetuoso, escriban con datos, teléfono, foto de ella, si gustan. Que quede bien claro que al contar esta historia lo hago con el consentimiento de ellos, y que no pretendo con esto cause problemas a nadie, por eso omití sus nombres, Así que, si quieren vivir algo parecido, pónganse en contacto a mi correo. Manden algún comentario o escriban para contacto.

sexo anal madura tetonaBuah, vaya culo que tiene esta puta madura. Y lo mejor de todo es que recibe el pollon del tio este hasta el fondo. La guarra se sienta sobre el pollon, metiendoselo por el ojete y con sus tetazas subiendo y bajando con cada embestida en el culazo de la madura. Porno brutal por el culo del puton madurito. Madura que me la pone dura !

mi novio con calcetinesAquí tenéis al gilipollas de mi novio follandome, el muy cerdo no se quita ni los calcetines, pero bueno, a mi me da igual, yo me deslizo en su tranca de arriba abajo metiendomela bien a fondo y siendo penetrada hasta los riñones. Como me gusta la polla de mi novio. Me encanta chuparsela y hacerle unas mamadas brutales, metiendome toda carne que me cabe en la boca, sintiendo arcadas y tragandome el capullo. Me pongo cachonda nada mas pensarlo.

Llámenme Sr. Smith. Tengo 41 y este relato es real, pero ha sido escrito para ser adaptado como relato erótico. Soy Director de una empresa privada reconocida, que se encuentra en el mercado de alimentos.

El departamento de Recursos Humanos me contrato y asignó una nueva secretaria y resultó que la chica escogida (de unos 20 años) resultó ser una verdadera putita. Todo empezó cuando una tarde la vi quitarse sus bombachas en el escritorio y quedarse sin ellas. Katy era una linda chica rubia muy atractiva, de 1.70 mt, tenía unas preciosas nalgas duras y respingonas sin un centímetro de celulitis, sus tetas no se quedaban atrás eran sin ser exageradas, un bello par de tetas blancas paradas.

Volviendo al relato, cuando vi que se quitaba sus calzones, la verga se me endureció solo de pensar lo que habría debajo de su faldita. Ese día le pedí que se quedara una hora extra, cuando estábamos en el salón de copias y se agachó para llenar la bandeja de la fotocopiadora, le metí la mano debajo de su falda por detrás y pude tocarle su panochita peluda. Le dije:
-Ajá asi que te quitas las bombachas en la oficina!- le dije con un tono suave. Katy se levantó un poco, pero riéndose se volvió a agachar invitándome a seguirla tocando, le recorrí toda su rajita con mis dedos, rápidamente Katy mojó toda su parte con líquidos vaginales, lo pude sentir en mis dedos, esto me terminó de calentar, ella se recostó un poco sobre la fotocopiadora para seguir degustando mi manoseo. Le inserté un dedo en su vagina, uyy estaba muy caliente allí dentro, luego le metí otro dedo y la empecé a pajear, la muy puta cerraba los ojos y gemía moviendo su trasero. Tomé mis dedos que tenía dentro de su panochita y me lo llevé a la boca, lamí sus liquidos impregnados en mis dedos, era el delicioso sabor a hembra caliente.

Después de eso me saqué la pija del pantalón y se la puse en su rajita la empujé y se la metí toda, solo mis cojones quedaron afuera, la pistonie duro por un buen rato, ella gemía y me pedía que se lo hiciera más duro.
-qué rico Sr. Smith, que rica tiene su pija, metamela más duro!- me decía al borde del clímax mi secretaria.

Yo la tomaba de la cinturita para hundírsela cada vez más profundo, mientras la penetraba yo acariciaba y apretaba ese par de preciosas nalgas. Seguimos prendidos de nuestros sexos por unos diez minutos, luego le descargue una buena cantidad de esperma en su vagina, hasta que mi pija cesó de palpitar y sacar semen, luego la saqué de su interior. Me senté en una silla para descansar, ella se sentó en mis piernas y nos besamos unos minutos más. Luego se despidió y se retiró de la oficina. Ese fue solo el inicio de una aventura sexual excesiva.

Después de eso, durante las siguientes semanas llevamos una relación sexual permanente, Katy se acercaba a mi oído y me decía que ya se había quitado sus bragas y que me esperaba en su oficina. Llega yo allí y cerraba la puerta, la acostaba en su escritorio y le mamaba su rajita peluda, (ella me contó que no se rasuraba toda porque se le irritaba su coñito), bueno a mi me han gustado las mujeres que se dejan todavía vello pubico en su sexo. Después de comerle su coñito y hacer que se viniera en mi boca, la penetraba duramente allí acostada en el escritorio, me ponía cada pierna en mis hombros y la follaba hasta que la veía tener un orgasmo, luego me sentaba en su silla y ella sobre mi pija, la cual se metía bien adentro de su rajita. Me cabalgaba por un buen rato mientras yo le chupaba las tetas, terminábamos eyaculando casi simultáneamente.

Otras ocasiones, Katy llegaba a la oficina y estando yo sentado, me abría mi cierre del pantalón y me sacaba la pija para chuparla un rato y luego se retiraba, no importaba si me hacía venir cada vez, porque ella regresaba después y volvía a repetir la mamada. En otras, yo la veía venir en el pasillo y la tomaba y la prensaba contra la pared y le bajaba la blusa sin sujetadores y le chupaba y mordía los senos. Casi todos los días teníamos algún encuentro sexual. Katy era muy complaciente.

Como estaba encantado con esta chica tan caliente, recomendé que la pusieran de mi asistente personal, asi cuando tenía salidas a reuniones o presentaciones que casi siempre eran en salones de hoteles de lujo, alquilaba una habitación y después de la reunión, me llevaba a Katy y nos dábamos unos agasajos sexuales estupendos, cogiamos por horas en varias posiciones, a ella le encantaba la posición perruna, me decía que sentía que mi pija entraba hasta lo más hondo de su cuerpo, la chica era insaciable en la cama!, se la metía para ese entonces en sus tres huequitos, es decir, ya la penetraba por el culito y por supuesto por su boca y vagina. Debo decir que tiene un culito precioso para coger, y a ella le encanta también recibir mi pija por allí. Katy nunca me dijo que no a alguna insinuación o invitación para coger, inclusive la follé aún cuando tenía su periodo menstrual.

En una ocasión la muy puta de Katy, hasta me presentó a su novio, yo me quedé viendo con lástima a ese cornudo.
Para un evento de motivación que hizo la empresa para fin de año en las playas de Cancún, Katy no estaba invitada, solo directores, pero yo me la llevé y le pague una habitación, pasamos algo parecido a una luna de miel, cogiamos varias veces al día y en todos lados, íbamos a la disco en la noche y regresábamos a la habitación a follar otra vez. Era una locura sexual completa!.

Todo terminó cuando me contó que su novio le había propuesto matrimonio, primero me preguntó si yo dejaría a mi mujer por ella, y como no le dí una contestación como ella quería, renunció a su puesto. De eso hace casi un año, ella esta ya casada, a mi solo me quedan los locos recuerdos calientes.. Fue el mejor año de mi vida, sexualmente hablando.

dos parejas follandoUn video porno bastante bueno, donde dos zorras se dejan penetrar por todos sus orificios. Como la chupan las guarrillas y que culazo tiene la rubia, lo podeis ver en la foto guarra, como las tias se ponen con el culo en pompa y empiezan a recibir carnaza en sus sucios coños. Porno brutal del bueno, para follarse a estas putas.

dos enormes culosTenemos en este video porno a dos putas culonas, sobre todo una de ellas tiene un culo enorme, cuando se pone con el culo en pompa, se le ve todo el ojete, mientras le chupa la polla al barbudo. Dos zorras culonas que saben manejar sus atributos, buenas mamadas, y buenos polvos para poder tocarte la polla y correrte de gusto.

Relato erotico de un joven que conoce a una madura de muy buen ver, en otras palabras una zorra con un cuerpazo y un culo espectaculares. El tio no lo desaprovecha y a la primera de cambio le mete toda la polla por el culo, por el chocho, por la boca… una verdadera zorra que le encanta disfrutar del porno brutal

Tengo 19 años recién cumplidos, estudio en la universidad, y desde hace ya varios años vivo solo en un piso en Madrid. Soy del sur, de un pueblecito de la provincia de Cádiz, y mis padres viven de caseros en un gran cortijo. Este verano, sin planes, decidí darles una sorpresa y me fui a pasar con ellos unos días. Mi padre pasa el día en el campo trabajando, cuidando los animales que hay, toros bravos y caballos, y mi madre pasa el día en la casa de los señores, limpiando y haciendo de comer para ellos, llevan toda la vida trabajando para ellos, la señora de la casa, por esos días estaba sola en casa, ya que toda la demás familia estaban de vacaciones en no se donde.

Pasear por la casa era una pasada, suelos de maderas, trofeos de caza por todos sitios, biblioteca inmensa, cosa que me gustaba, pasaba mucho tiempo por allí, leyendo los libros que me parecían interesantes. Mi madre siempre me decía que tuviera mucho cuidado de no romper nada, y de no cambiar las cosas de sitio, por lo normal evitaba estar en la casa principal cuando estaban los señores en ella, o algunos de sus hijos, que además nunca me gustaba como trataban a mi madre, que parecía la criada de ellos, y eso me reventaba. La señora ronda los 50 años, y ella al contrario de los demás miembros de la familia, siempre había tratado con mucha educación a mis padres, y siempre que podía los ayudaba con dinero extra, con cosas para mi de sus hijos menores, que normalmente yo solía vender, ya que no me gustaba usar la ropa de ellos, y siempre era ropa de marca y sacaba una pasta por ellas. Además ella provenía de una familia normal del pueblo, se había quedado embarazada en su juventud y el señorito la tomó por esposa, por lo que ella sin quererlo se parecía más a nosotros que el resto, aunque con los años, tenía ese aire de superioridad característico de la gente con dinero, mucho dinero.

Un día estando en la biblioteca, la señora pasó por mi lado, sin darse cuenta de que yo estaba sentado en un sillón inmenso leyendo un libro, iba en bikini con un pareo amarrado a la cintura, no es una mujer muy alta, 1,67 o 68, tiene unos pechos que ahora visto en bikini, eran mucho más grande de lo que yo hubiera podido imaginar, no tenía barriga, estaba completamente lisa y el bikini se le metía por el canal entre sus nalgas dejando estas moverse libremente, nunca imaginé que esta mujer tuviera ese porte, su piel se notaba que no estaba tersa como la piel de una mujer joven, pero sin darme cuenta mi pene se puso duro y sin poder evitarlo, mi primera intención fue seguirla y expiarla, pero después pensé en su dormitorio y sigilosamente me dirigí a él, la puerta estaba entreabierta y con un poco de miedo y con el corazón encogido, entré. Su ropa estaba sobre la cama, sin poder evitarlo busqué su braga, y comencé a olerla, su aroma era extasiante, estaba mojada de su flujo y sin querer evitarlo me propiné una paja soltando toda mi leche sobre ella, salí de nuevo a buscarla después de haberme quedado satisfecho, la estuve espiando un rato, verla sentada sobre la tumbona y ver como se juntaba la crema por el cuerpo fue una pasada, se apartó la parte de arriba del bikini para juntarse crema por los pechos, dejándome ver sus aureolas y sus pezones negros, que resaltaban sobre la parte de sus pechos que no estaba bronceada por el sol.

Cuando sentí que mi madre se acercaba, me fui para no levantar sospechas, ya que ella tendría que pasar por donde yo estaba, me fui a nuestra casa a propinarme otra paja pensando en lo que había visto. Ese día no volví a verla, pero desde ese momento procuraba encontrármela y por supuesto encontrármela cuando tenía la polla bien dura y ella pudiera darse cuenta de mis terribles erecciones. Soltar mi leche en sus bragas se había convertido en mi pasatiempo predilecto. Que decir tiene que mis días de estancia en casa de mis padres se alargarían por lo menos, dos semanas, ya que ese sería el tiempo que la familia estaría fuera.

Una tarde que ella se estaba duchando en su cuarto de baño, me aventuré a entrar en su dormitorio, lo primero que encontré fue su pequeño bikini, y sin pensármelo me pajeé soltando mi leche caliente en él, conseguí salir justo cuando ella salía, y al cabo de un rato cual fue mi sorpresa cuando la vi aparecer en el porche de la casa llevando el bikini, yo estaba con mi madre ayudándola con unas macetas, la señora tuvo que darse cuenta de mi nerviosismo al verla, sobre todo porque yo podía ver la mancha de mi leche en la parte de debajo de su bikini y sabía que tenía haberse dado cuenta de que estaban llena de algo que no era normal, pero allí estaba con ella puesta, y marcando sus pezones en la parte de arriba, mi madre ajena a todo aquello no se daba cuenta de nada, pero la señora no dejaba de mirar el paquete que empezaba a asomar en mis calzonas.

Después de una conversación que giraba en torno a mi, de mis estudios, de mis gustos y sobre todo de que si tenía novia o no con mi madre, esta tuvo que volver a sus tareas, y la señora como no queriendo dejar escapar una ocasión de quedarse a solas conmigo, me dijo que no me fuera, que tenía algunas cosas de su hijo pequeño que me podrían servir y que me las iba a enseñar por si me gustaban y las quería, no pude rechazar la invitación que además fue muy aplaudida por mi madre que nos dejó a solas ya que ella tenía que salir a comprar unas cosas, eso quería decir que mis padres tendrían que coger el coche y ausentarse del cortijo durante al menos 3 horas. La señora no dijo nada, solo se limitó a caminar delante de mí, quitándose el pareo que llevaba puesto, dejándome ver en todo su esplendor sus nalgas moverse de un lado a otro mientras caminaba y se dirigía al cuarto de su hijo.

Entramo en el dormitorio y después de abrir el armario del hijo se sentó en un cómodo sillón a mi espalda, y me dijo que cogiera lo que quisiera de él, para probármelo, los dos somos casi iguales de edad y de estatura por lo que sus cosas me vienen que ni al pelo, me saqué la camiseta que llevaba puesta y me coloqué unas camisas, la señora no dejaba de mirarme, y abriendo las piernas varias veces me dejaba ver sus abultados labios vaginales, y como el bikini se le metía entre ellos, y sobre todo la mancha de mi leche, una de las veces pude ver por el espejo del armario, como ella se metía los dedos por dentro del bikini y seguidamente pasaba sus dedos mojados por su labios, eso me puso como una moto y sin poder evitarlo mi polla creció hasta dolerme, seguidamente me dijo que había unos pantalones que me vendrían muy bien con esas camisas y me dijo que me los pusiera, tuve que sacarlos del armario y antes de que me los pusiera, me pidió que me acercara para verme de cerca, una vez frente a ella y con los pantalones superpuestos a mis calzonas, me pidió que me los pusiera, tenía que quitarme la calzonas y quedarme en bóxer, sabía que mi polla iba a quedar en todo su esplendor y como decimos aquí, “de perdió al río”, me bajé las calzonas dejando que ella pudiera ver mi pene apretado por mi bóxer, la tenía bien grande y dura, me dolía, ella se echó hacía delante quedando muy cerca de mi abultado pene, y antes de que yo pudiera decir nada, me dijo.

- Llevas días malgastando tu leche en mis bragas, no sabes el trabajo que me cuesta sacarla de mis bragas y saborearla.

Y antes de que me diera tiempo a nada, acercó su mano y tiró de mi bóxer dejando en libertad mi pene, tiró de mi por mis caderas y se la llevo a la boca, primero paso su lengua por mi glande sacando las gotas de mi flujo preseminal que ya estaba en él, y luego me bajo el capullo para chupar todo mi glande con glotonería, sacando todo el resto de mi leche pegada a ella, para después como la que le fuera la vida en ello, metérsela en la boca con ansias, me la chupaba, metiéndosela por completo, a la vez que recorría mi polla por completo con las dos manos, chupaba todo mi tronco y se metía los huevos en la boca, tremenda paja nunca ninguna chica me había hecho, por lo que sin poder evitarlo, no tardé en correrme soltando una buena cantidad de leche en su boca, que desde luego ella no dejo escapar ni una sola gota, se relamía las comisuras y seguía chupando, hasta conseguir que de una sola vez mi polla volviera a estar igual de dura que al principio.

Cuando terminó me había dejado igual que al principio, igual de empalmado que cuando entré. Se echó para atrás y sin decir nada, colocó su culo al filo del sillón, bajo su mano hasta apartarse la parte de abajo del bikini, dejando a mi vista un tremendo coño, sus labios eran grandes, su piel estaba bronceada menos la parte que cubría su bikini, apenas tenía vellos, solo una pequeña hilera de vellos de color castaño, que dejaban paso a unos labios grandes y oscuros, se los abrió con sus dedos dejándome ver la parte interior de sus vagina, resaltando ese color rosado de su interior, me arrodillé para demostrarle que no era un principiante en la labor de lamer un buen coño, y apartando sus manos para dejarme hacer, comencé a lamer todo su borde, el aroma que desprendía se mezclaba con el sabor de mi leche pegada a su bikini, lamía y chupaba sus labios, consiguiendo sacarle gemidos que cada vez se hacían mas sonoros, hasta por fin dedicarme a lamer y chupar su inmenso clítoris, que ya estaba duro y grande, mis manos recorrían sus muslos, apretando cuando podía sus flácidas nalgas, pude notar que estaba a punto de terminar en mi boca, cuando sus gemidos se fueron haciendo más sonoros a la vez que apretaba mi cabeza con sus manos, una vez que comprobé que había terminado, ya que soltó una cantidad de flujo, que me llenó toda la boca de un rico sabor, me dediqué a meter mi lengua en su dilatado coño, y seguir bajando hasta alcanzar la entrada de su ojete, eso parecía volver a ponerla a tope, con mis manos acaricié su vientre hasta subir a sus pechos, que saqué del bikini, jugando así con sus pezones que parecían dos botones grandes y duros en medio de sus flácidas e inmensas tetas, subí mi lengua por todo su vientre, jugando con sus vellos, hasta alcanzar esas tetas, que colgaban , las mordí con furia, y eso parecía ponerla como una moto.

Parecía que le gustara que le dieran fuerte, mi polla jugaba entre sus piernas, se la coloqué entre los labios, y apreté, mirando como mi polla entraba en su gran hueco, estaba completamente lubricado, su gemido tuvo que resonar en toda la casa, pero por suerte estábamos solos, de rodillas, mi polla llegaba perfectamente, cogí sus piernas por debajo de las rodillas y se las subí para de esa manera embestirla con toda la fuerza que pude, sentía como mi polla entraba hasta lo más hondo de su ser, su interior quemaba, sentía mi polla dura como un piedra, y sentía incluso como me dolía el capullo después de dos pajas, pero no pensaba parar hasta hacerla reventar de placer, y desde luego que lo estaba consiguiendo, ella soltaba gemidos, como una loca a la vez que no paraba de decirme obscenidades que hacían que cada vez le diera más fuerte, yo no conseguía correrme, y ella estaba ya exhausta, podía ver sus tetas rojas de mis mordidas, y como sus pezones parecían que iban a estallar de tanto chupárselos. En eso ella ya no podía más y me dijo.

- Correte ya, cabrón, que me vas a dejar rota por dentro.

Por mi cabeza, pasó una idea, que nunca había conseguido realizar, darle por el culo a una tía, mi polla es bastante grande y cualquier niña joven, le da miedo, pero con la señora iba a ser diferente, se la saqué y sin darle muchas opciones conseguí darle la vuelta y colocarla a cuatro encima del sillón, me coloqué detrás de ella, y volví a embestirla con fuerza por detrás, ella gemía y seguía gritándome cosas como.

- No me la saques, dame fuerte cabrón, quiero sentir tu leche dentro de mí, rómpeme.

Abría sus nalgas con mis manos, ver su estriado agujero trasero, me estaba volviendo loco, sentir mis muslos haciendo estallar sus nalgas, me estaba llevando al límite, paré de darle fuerte, para sobar sus tetas por delante, ella apretaba su coño, para hacérmelo sentir, le dije en un susurro, que deseaba darle por detrás, a lo que ella me respondió que nunca le habían dado por ahí, que eso tenía que doler mucho, pero cuando se la saqué y busqué la entrada de su culo, no hubo impedimentos por parte de ella, así que muy despacio y jugando con su agujero, poco a poco la fui abriendo hasta tener la punta de mi polla en su gran culo, ella se mordía los labios, y con su mano se daba placer, tirando a veces de mis huevos para refregárselos por su dilatado coño, yo abría sus nalgas y metía mi polla poco a poco, sacando pequeños gritos cada vez que ella sentía más adentro mi polla, así hasta que mi polla estuvo hasta los huevos dentro de su apretado culo, la saqué por completo y la metí varias veces de una sola vez, hasta que su agujero se quedó abierto y mi polla entraba y salía sin ninguna dificultad, fue cuando agarrándola de las caderas, comencé a embestirla con toda la fuerza que pude, era una pasada verla chillar como una loca, sentir como se metía los dedos todo lo que podía en el coño, y como se chupaba ella misma los pezones, así estuve varios minutos todos los que pude aguantar antes de soltar toda mi leche en ese estrecho y caliente agujero y todo lo adentro que pude.

Los dos quedamos sudorosos, sacar mi polla de su culo, y verlo palpitar y ver como salía mi leche de él, hizo que no me pudiera contener, y sin pensármelo me abalancé a chupárselo y lamérselo, pasaba de su culo a su coño, metiendo todo lo que podía mi lengua en sus dos agujeros, ella volvió a correrse con mi boca. Y de esa manera dimos por terminada nuestra primera sesión de sexo.

Fue la primera, pero ni mucho menos la última, follamos todos los días que me quedé en la casa de mis padres, y ahora que he vuelto a Madrid, me llamó para decirme que pasaría unos días sola en la capital, y que me olvidara de mi vida social. Que me quería solo para ella.

Relato erotico de una enfermera que se encarga de cuidar de los enfermos, entre ellos encuentra a uno, su favorito, al que le concede todos sus deseos. El anciano se aprovecha de ella y no para de correrse en su cara y por todo su cuerpo, despues de recibir una mamada brutal.

Soy una mujer de 33 de edad, soy enfermera y adoro mi trabajo pero a pesar de mi seriedad profesional me encanta ver los pacientes hombres desnudos, especialmente los tipos maduros mayores de 50 y los ancianos. Me vuelve loca y me encanta cuando debo lavar enfermos de esas edades o cuando me toca a mí afeitarlos abajo para alguna operación.

Hace tiempo se hospitalizo un tipo de 65 de edad, alto y robusto, como me gustan a mí, el cual debía ser operado de cálculos en el hígado. La enfermera de guardia era yo al momento y bueno, llegue a su habitación, lo salude y le dije que dentro de poco regresaría para prepararlo para la operación. El me pregunto en que cosa consistía esa preparación y yo le explique que debía rasurarle desde el abdomen hasta parte de los muslos. Cuando le dije así el hombre se puso rojo y quedo sin voz. Me pregunto si tenia que hacerlo yo o lo podía hacer el, pero yo le respondí que ese era nuestro trabajo y si se afeitaba como no debía luego los médicos se enojaban con nosotras. Trate de calmarlo diciéndole que no se preocupara, que para mi era una cosa de todos los días, que me viera como una profesional.

Al rato regrese con la afeitadora y la espuma y le pedí que se desnudara y se metiera boca arriba en la cama. El hombre se moría de la vergüenza y se quito solo la camisa del pijama pero se metió un rato para quitarse lo demás, hasta que decidió bajarse los pantalones. Apenas vi ese hombre acostado en la cama, desnudo, me excite toda. Era tan bello, alto, blanco, robusto y con un poco de barriga, peludo y con un pubis exuberante y las bolas gruesas y llenas de pelos como a mí me encantan.

Le afeite la barriga y luego, cuando llegue al pubis y toque su pene, todavía flácido pero grueso, se le comenzó a parar, hasta que se le puso duro y grande, como de 20 cm., con una cabeza redonda como un caramelo. Era para comérselo todo, pero tuve que contener las ganas porque estaba trabajando.

Cuando se le paro la verga ese hombre no sabia que hacer, yo tuve que calmarlo diciéndole que era normal, que sucedía a todos. Le afeite el pubis, la ingle, los testículos, que eran enormes y aguaditos, y parte de los muslos. Después lo limpie y le pele la verga para quitarle algunos pelos que le entraron en el glande. Durante toda es procedura esa verga no dejo de estar parada y hacia arriba, pegada de la barriga y casi le llegaba al ombligo. Fueron casi veinte minutos en los que goce viéndole y tocándole su órgano sexual pero sin poder hacer nada.

Al siguiente día después de la operación cuando entre en su habitación porque me tocaba llevarle la medicina me dijo que habían venido en la mañana dos enfermeras a lavarlo pero el se negó porque le daba vergüenza. Ellas le respondieron que por un día lo dejaban tranquilo pero que al día siguiente tenia que dejarse lavar porque los médicos no permitían pacientes sucios. Yo le dije que si el quería yo podía ocuparme de lavarlo mientras el no pudiera hacerlo, visto que ya lo había visto desnudo. El pensó por un instante y me dijo que si. Ese día lo lave en la cama. Fue tan divino lavarle su verga y sus bolas, se las enjabone, le pele la polla y se la enjuague bien. A pesar de que estaba todavía con un poco de dolores por la operación, le vino una erección fenomenal. Esta procedura de lavarlo en la cama duro tres días hasta que lo lleve a la ducha y lo lavaba un poco sentado otro poco de pie.

Una semana después me dijo que posiblemente al día siguiente le darían el alta pero que necesitaba una enfermera que viniera a su casa por lo menos por una hora y media, a lavarlo y curarlo en casa hasta que le quitaran los puntos porque vivía solo, era viudo y me propuso de trabajar para el con una buena remuneración por hora. A mi la idea me gusto porque desde que lo vi desnudo siempre llegaba a mi casa después del trabajo a consolarme con mi dedo, y de paso, había notado en el una doble intención. Le dije que si y nos pusimos de acuerdo en base a mi horario del hospital.

Cuando llegue a su casa por primera vez el me esperaba con una bata y debajo solo los calzoncillos, me dijo que no podía caminar mucho por los dolores y los puntos pero si quería beber algo que abriera el refrigerador como si estuviera en mi casa. Yo le dije que era mejor hacer mi trabajo. Me llevo a la ducha, me indico donde estaban los jabones y las toallas. Yo le dije que se quitara la bata y lo ayude a quitarse los interiores, lo desnude completamente. Que bello tener su pene delante de mí y sus bolas que sin bello pubico se veían más enormes y aguadas. Apenas quedo desnudo enseguida se le paro la verga pero era ya una costumbre que le sucediera delante de mi y no se puso rojo.

Primero le lave la espalda con cuidado para evitar de no mojarle la herida y vi sus hermosas nalgas, luego le dije que se volteara hacia mi y le pase una toalla húmeda por el pecho y con la ducha después lo lave de la cintura para abajo, por delante y por detrás. Esta vez no me puse guantes y pude tocarle y acariciarle mejor su sexo. Apenas le agarre la polla, erecta, para enjabonársela sentí una exclamación de placer. Se la enjabone con suavidad y le enjabone el escroto y se lo acaricie con mis dos manos. El con una mano trato de tocarme una teta y fue en ese momento que los dos revelamos lo que ya ambos entendíamos desde que lo lavaba en el hospital. Por la primera vez le di del tu y le dije que si quería me quitaba la camisa y así hice. Me desnude y comencé a mamarle la verga. Le di primero besitos en el glande mientras le pesaba los enormes testículos que a su vez besaba también. Después me metí toda su verga en la boca mientras le tocaba las nalgas que eran duras y redonditas.

Se lo mame con tanto deseo hasta que dio un grito y me acabo en la cara y en los labios. Me inundo toda de una leche espesa y caliente.

Desde ese día nos hicimos amantes y después que se mejoro de la operación y no hubo más necesidad de que fuera todos los días a su casa, nos vemos una o dos veces a la semana y no todo es mamadera, no echamos buenas tiradas.

En el hospital sigo gozándome con los ojos a los paciente que veo desnudos y en mi vida privada me lo gozo a el.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2014 sexo | mamadas | chupando tetas | mamando tetas Design by SRS Solutions Web para mayores de 18 años. Etiquetada según normativa especificada en ICRA